como los ancianos pastorean con el ejemplo

Cómo los ancianos pastorean con el ejemplo

como los ancianos pastorean con el ejemplo

Pastorear con el ejemplo

Dios ha llamado a los ancianos a ser hombres dignos de ser imitados. Una iglesia local sana suele tener muchas personas, hombres y mujeres, cuyo ejemplo podríamos seguir. Pero cuando una iglesia nombra a un hombre como supervisor, está diciendo formalmente: "Aquí hay un ejemplo oficial, reconocido por la iglesia, de un seguidor maduro de Jesús". Él no es el único ejemplo, no es un ejemplo perfecto, y no necesariamente el mejor ejemplo en esa congregación para cada virtud cristiana. Pero un anciano es un modelo debidamente designado, no obstante. Al afirmar a alguien como anciano, la iglesia dice: "Imítenlo como él imita a Cristo". Una iglesia debería ser capaz de dirigir a un creyente recién nacido a un anciano y decirle: "¿Quieres saber cómo debe ser un verdadero cristiano? Entonces míralo".

Para decirlo de otra manera, el trabajo de un anciano implica pastorear tanto por el ser como por el hacer. Los ancianos pastorean las iglesias no sólo por lo que hacen, sino también por lo que son. Y sin el ser, el hacer se derrumba. Revisemos algunos elementos diferentes de la descripción del trabajo de un anciano.

Observe cómo cada elemento de esta lista de cosas por hacer se puede lograr sólo si el anciano cumple con su llamado a ser. En resumen, el carácter semejante al de Cristo es una condición sine qua non del ministerio pastoral.

En su madurez espiritual

Toda la descripción del trabajo del anciano es pastorear a los miembros de la iglesia hacia una mayor madurez semejante a la de Cristo. Los ancianos son pastores que invierten en las vidas de los miembros de la iglesia para ayudarlos a crecer juntos más y más a la imagen de Jesús. Pero si un anciano es inmaduro, ¿cómo puede pastorear a otros hacia una piedad adulta? De la misma manera que usted no contrataría a un asesor financiero que ha malgastado su propia riqueza a través de malas decisiones de inversión, y de la misma manera que hacer ejercicio con un entrenador físico fuera de forma no inspiraría su confianza, así un anciano impío y egoísta que dice "Imítenme" tiene pocos adeptos. Usted sólo puede llevar a los demás en Cristo hasta donde usted mismo ha llegado.

En su enseñanza

Otra tarea de un anciano es enseñar. Los ancianos exponen la verdad bíblica y refutan el error doctrinal. ¿Pero qué pasa si la vida del maestro contradice su enseñanza de manera evidente? La gente no tiene mucha confianza en los maestros del tipo "haz lo que yo digo, no lo que yo hago". Peor aún, los líderes hipócritas del pueblo de Dios tienen que enfrentarse a Dios. No es de extrañar que Santiago advirtiera: "No seáis muchos los que os hagáis maestros, hermanos míos, sabiendo que recibiremos un juicio más severo" (Santiago 3:1). Pero cuando un pastor combina la enseñanza sana con la vida sana, nunca le falta un rebaño devoto.

Los ancianos pastorean las iglesias no sólo por lo que hacen, sino también por lo que son.

En su cuidado del rebaño

Otra responsabilidad exigente de un anciano es rastrear a los miembros extraviados. Es una tarea delicada porque los miembros que se alejan de la iglesia suelen ser frágiles y estar heridos. Como resultado, a menudo les cuesta confiar en los demás. Por eso, cuando un pastor de carácter dudoso les persigue, la oveja perdida probablemente se escapa. ¿Cómo puede una oveja tomarse en serio los esfuerzos de un pastor por "vigilarle" cuando el anciano ni siquiera puede vigilarse a sí mismo? Podemos dar un paso más. Si la hipocresía de un pastor se conoce más allá de los muros de la iglesia, impide que otros quieran siquiera hacer una visita dominical al redil. "Además, debe tener buena reputación entre los de fuera, para no caer en la desgracia y en la trampa del Diablo" (1 Tim. 3:7).

Un anciano debe dirigir con confianza y a la vez con suavidad. Una vez más, el carácter piadoso es la clave. Como dijo Pedro: "Pastoread el rebaño de Dios entre vosotros . . no os enseñoreéis de los que os han sido confiados, sino sed ejemplos para el rebaño" (1 Ped. 5:2-3). Ser un ejemplo es el antídoto a ser un matón. Cuando los ancianos viven y aman como Jesús, no son conocidos por ser arrogantes o dominantes. En cambio, poseen una humildad a la manera de Jesús que les da una autoridad moral a la que la iglesia se somete de buen grado. Los ancianos deben liderar con el ejemplo si esperan liderar en absoluto.

Como equipo

Por último, los ancianos dan ejemplo no sólo como individuos, sino como equipo. Piense en su grupo de ancianos como la iglesia en microcosmos. La forma en que los pastores interactúan, resuelven los problemas, se esfuerzan por la unidad y afrontan los desafíos juntos debería ser una dramatización viva para que toda la iglesia la emule. Un equipo de ancianos debería poder decir colectivamente: "Imitadnos mientras imitamos juntos a Cristo".

Una vez enseñé una clase sobre el ancianato bíblico en nuestra iglesia. Como parte de la clase, hicimos un "viaje de campo" a una reunión de ancianos en vivo. Después, los miembros de la clase informaron juntos sobre la experiencia. Destacaron el amor, la humildad y la amabilidad con que los ancianos se trataban entre sí, así como la sincera preocupación que mostraban cuando oraban por los miembros de la iglesia. Algunos miembros de la clase esperaban algo diferente de los ancianos en esa reunión, algo más poderoso, corporativo e intimidante. En cambio, encontraron algo en las interacciones de los ancianos que se parecía a Jesús. Fue una buena noche para nuestros supervisores.

¿Puedes ver cómo la sangre vital de la piedad debe pulsar a través de cada tarea que un anciano hace? Pero si un anciano compromete su integridad por desobediencia al Señor, su ministerio muere. El caminar de un anciano con Jesús es la cuerda en la que están ensartadas todas las perlas de su trabajo. Si se corta ese hilo, las perlas caen al suelo y se dispersan por todas partes. Un anciano puede ser talentoso, experimentado y carismático, pero si no refleja bien a Jesús, su inmadurez eventualmente barrerá las piernas debajo de sus dones. El ser de un anciano da credibilidad y poder a su hacer. Eso explica por qué la Biblia tiene una lista tan extensa de calificaciones para los ancianos y por qué esas calificaciones se centran principalmente en el carácter ejemplar. Un anciano debe ser "irreprensible" (1 Tim. 3:2). Todo su ministerio depende de ello.

.

Síguenos en Facebook Youtube

Mas artículos aquí

.

Si quieres conocer otros libros cristianos parecidos a Cómo los ancianos pastorean con el ejemplo puedes visitar la categoría Artículos.

Deja una respuesta

Aceptar Cookies