idolatría según la biblia

Idolatría según la Biblia

En el Antiguo Testamento, la idolatría era un pecado frecuente de la nación de Israel. Dios no se anduvo con rodeos a la hora de decir cuánto la odiaba.

Aunque es fácil preguntarse qué fue lo que impidió a Israel dejar este pecado para siempre, la posibilidad de adorar a otros dioses puede ser algo con lo que nosotros luchamos hoy en día.

El primer paso para liberarse de este pecado es tomar conciencia. Veamos lo que dice la Biblia sobre la idolatría y lo que significa para nosotros.

idolatría según la biblia
Índice
  1. Que es la idolatría en la biblia
  2. El atractivo de la idolatría
    1. 1- Los israelitas estaban rodeados de naciones paganas.
    2. 2- Los falsos dioses de las otras naciones no requerían el tipo de obediencia y pureza moral que exigía el Dios de Israel.
    3. 3- Debido al carácter demoníaco de los ídolos, la idolatría a veces producía resultados atractivos para la gente que adoraba las imágenes.
  3. Carácter básico de la idolatría según la biblia
  4. La respuesta de Dios a la idolatría

Que es la idolatría en la biblia

Definición de Idolatría: La idolatría en la biblia se refiere a la adoración de ídolos, imágenes u otros "sustitutos de Dios" (cosas en lugar del verdadero Dios). Es una severa ofensa contra Dios que ocurrió una y otra vez a lo largo de la historia del pueblo de Dios.

El primer caso claro registrado fue cuando Jacob (rebautizado como Israel, Gn 32:28) ordenó a los miembros de su familia extendida que se deshicieran de sus dioses extranjeros justo antes de llegar a Betel (Gn 35:1-4).

La primera vez que la Biblia describe a toda la nación de Israel practicando la idolatría fue cuando se reunieron para adorar al becerro de oro mientras Moisés estaba en el Monte Sinaí (Exodo 32:1-6). Durante la época de los jueces, el pueblo de Dios se volvió hacia los dioses falsos y participó en la adoración de ídolos.

Aunque no hay evidencia de idolatría durante la época de Saúl o David, durante los últimos años del rey Salomón hay un patrón continuo de idolatría en Israel (1 R 11:1-8).

Al final del reinado de Salomón, Israel se dividió. Después de la división, todos los gobernantes del reino del norte de Israel se dedicaron a la idolatría, al igual que muchos de los reyes del sur de Judá. Sólo después del exilio cesó la adoración de otros dioses entre los judíos.

El atractivo de la idolatría

¿Por qué la idolatría era tan atractiva para los israelitas? Varios factores estaban involucrados.

1- Los israelitas estaban rodeados de naciones paganas.

Los paganos creían que adorar a varios dioses era superior a adorar a un solo Dios. Es decir, pensaban que más era mejor.

El pueblo de Dios imitaba constantemente las malas prácticas religiosas y los estilos de vida de las naciones circundantes en lugar de obedecer el mandato de Dios de mantenerse santos (moral y espiritualmente puros y dedicados a Dios) y separados de tales prácticas.

2- Los falsos dioses de las otras naciones no requerían el tipo de obediencia y pureza moral que exigía el Dios de Israel.

Por ejemplo, muchas de las religiones paganas incluían la inmoralidad sexual con prostitutas en el templo como parte de sus rituales religiosos.

Esta práctica llegó a ser atractiva para muchos de los israelitas. Pero Dios requería que su pueblo obedeciera las altas normas morales definidas en su ley para mantener una relación salvadora con él. Tenían que resistir la atracción hacia la inmoralidad y otras prácticas pecaminosas aceptadas y practicadas por las religiones paganas.

3- Debido al carácter demoníaco de los ídolos, la idolatría a veces producía resultados atractivos para la gente que adoraba las imágenes.

Los poderes demoníacos eran capaces de proporcionar beneficios materiales y físicos temporales a los adoradores.

Los dioses de la fertilidad prometían el nacimiento de hijos; los dioses del clima prometían condiciones favorables para las cosechas abundantes; los dioses guerreros prometían protección contra los enemigos y la victoria en la batalla. Tales "beneficios" eran atractivos para los israelitas, y por estas razones muchos estaban dispuestos a dedicarse a la adoración de estos ídolos.

Carácter básico de la idolatría según la biblia

No podemos entender completamente el atractivo de la idolatria en la biblia a menos que entendamos su verdadera naturaleza.

La Biblia deja claro que un ídolo no es nada (Jer 2:11; 16:20).

Es sólo un trozo de madera o de piedra, tallado por manos humanas. No tiene poder propio. Samuel llama a los ídolos cosas inútiles (1Sa 12:21), y Pablo afirma claramente: "Sabemos que un ídolo no es nada en el mundo" (1Cor 8:4; 10:19-20). Debido a la falta de valor de un ídolo, los salmistas (Sal 115:4-8; 135:15-18) y los profetas (1R 18:27; Isa 44:9-20; 46:1-7; Jer 10:3-5) a menudo se burlan y ridiculizan a los ídolos, señalando lo ridículo que es confiar en ellos.

Sin embargo, detrás de todos los ídolos de dioses falsos hay demonios-seres espirituales gobernados por Satanás.

Tanto Moisés (Dt 32:17) como el salmista (Sal 106:36-37) declararon que los falsos dioses son lo mismo que los demonios. En la carta de Pablo a los Corintios, dice lo mismo cuando explica a los creyentes acerca de comer carne sacrificada a los ídolos: "los sacrificios de los paganos se ofrecen a los demonios, no a Dios" (1Cor 10:20). El poder detrás de la idolatría es el poder y la actividad de los demonios, que tienen mucha influencia en este mundo.

Los cristianos saben, por supuesto, que el poder de Jesucristo es mayor, más allá de cualquier límite, que el de los demonios. Sin embargo, la Biblia describe a Satanás como "el dios de este siglo" (2Cor 4:4), que ejerce un poder muy grande en el mundo en este momento (1Jn 5:19; Lc 13:16; Gál 1:4; Ef 6:12; Heb 2:14).

Tiene el poder de producir falsos milagros, señales y maravillas (2Th 2:9; Ap 13:2-8, 13; 16:13-14; 19:20) y de causar o proporcionar beneficios físicos y materiales a algunas personas. No hay duda de que este poder contribuye a veces a la ganancia material y al éxito de los malvados (Sal 10:2-6; 37:16, 35; 49:6; 73:3-12).

La relación entre la idolatría en la biblia y los demonios se hace más clara cuando nos damos cuenta de lo estrechamente relacionadas que están las religiones paganas con…

  • espiritismo (recibir mensajes de los muertos)
  • hechicería (uso de la magia a través de espíritus malignos)
  • adivinación (predicción del futuro)
  • encantamiento (lanzamiento de hechizos)
  • brujería (la práctica de la magia)

Estas y otras prácticas intentan comunicarse con fuerzas espirituales impías o con los muertos para recibir poder, obtener conocimientos ocultos o determinar el futuro (2 R 21:3-6; Is 8:19).

Según las Escrituras en el antiguo Israel, todas estas prácticas ocultas implican adoración y admiración hacia los demonios. Por ejemplo, cuando Saúl pidió a la bruja de Endor que invocara a Samuel de entre los muertos, vio un espíritu "que salía de la tierra", que resultó representar a Samuel (1Sa 28:8-14). Esto la sorprendió porque esperaba que un demonio subiera de los infiernos.

El NT llama a la codicia una forma de idolatría (Col 3:5).

En este sentido, la gente antepone el amor y el deseo de riquezas y poder a Dios. De hecho, estas cosas pueden convertirse en los "dioses" de una persona.

Pero en un nivel espiritual más profundo, los demonios son capaces de dar beneficios materiales limitados. Por esa razón, las personas que no están satisfechas con lo que tienen no dudarán en comprometerse con, o "venderse" a, poderes corruptos y malvados que puedan conseguirles lo que quieren.

Puede que estas personas no adoren a dioses hechos de madera y piedra. En realidad, adoran a los demonios que están detrás de la codicia y los deseos malvados.

Jesús advirtió que "no podemos servir a la vez a Dios y al dinero" (Mt 6,24). Hablando del mismo tema, Pablo advierte más tarde que los creyentes no deben "beber la copa del Señor y la copa de los demonios" (1Cor 10:21).

La respuesta de Dios a la idolatría

Dios no tolerará ninguna forma de idolatría. El cristiano debe evitar la idolatría. Dios celoso que no comparte su gloria con nadie más. El Reino de Dios es eterno y su majestad sobrepasa lo que los símbolos hechos por manos de hombres puedan llegar a ser para el ser humano.

En el Antiguo Testamento advirtió frecuentemente contra ella.

    En los Diez Mandamientos, los dos primeros adoptan una postura directa contra la adoración de cualquier persona o cosa que no sea el Señor Dios de Israel (Éxodo 20:3-4).

    Dios repitió este mismo tipo de instrucción una y otra vez (Ex 23:13, 24; 34:14-17; Dt 4:23-24; 6:14; Jos 23:7; Jdg 6:10; 2Ki 17:35-38).

    Vinculado al mandato de no servir a otros dioses estaba el de destruir todos los ídolos y derribar las imágenes de las naciones paganas en la tierra de Canaán (Ex 23:24; 34:13; Dt 7:4-5; 12:2-3).

La historia de los israelitas fue con demasiada frecuencia una historia rebelde de adoración de ídolos.

Dios se enfadó mucho con su pueblo por no haber destruido todos los ídolos de la tierra prometida y haber adoptado en su lugar la adoración de falsos dioses. Los castigó permitiendo que sus enemigos se apoderaran de ellos.

El libro de los Jueces presenta un ciclo que se repite a menudo:

Primero, los israelitas empezaron a servir a los falsos dioses de las naciones que no lograron expulsar de la tierra.

Luego, Dios permitió que sus enemigos ganaran poder sobre ellos.

Finalmente, el pueblo de Dios clamó a él por ayuda. Entonces, el Señor escuchó y envió un juez para rescatarlos.

La idolatría del reino del norte continuó durante casi dos siglos. Finalmente, Dios permitió que los asirios destruyeran la capital de Israel y dispersaran a las diez tribus (2 R 17:6-18).

El reino del sur de Judá tuvo varios reyes fieles que honraron a Dios, como Ezequías y Josías. Sin embargo, a causa de reyes malvados como Manasés, la idolatría llegó a ser comúnmente aceptada en la vida cotidiana de Judá (2 R 21:1-9).

Como resultado, Dios envió a los profetas para advertir a su pueblo que Jerusalén también sería destruida (2 R 21:10-16). A pesar de estas advertencias, la idolatría continuó (Isa 48:4-5; Jer 2:4-30; 16:18-21; Eze 8) hasta que Dios finalmente cumplió su profecía a través del rey Nabucodonosor de Babilonia, que capturó Jerusalén, quemó el templo y destruyó todo lo que tenía valor en la ciudad (2R 25).

El NT también advierte a los seguidores de Cristo contra la idolatría.

La idolatría se puede ver en varias formas hoy en día. Es claramente evidente en las falsas religiones del mundo, así como en la hechicería (uso de la magia a través de espíritus malignos), el satanismo (adoración de Satanás y del yo) y otras formas de ocultismo.

También está presente cuando la gente se entrega a la codicia y al materialismo en lugar de confiar sólo en Dios. De hecho, la idolatría es un problema siempre que cualquier cosa en la vida de una persona tiene prioridad sobre Dios.

Finalmente, ocurre dentro de la iglesia cuando la gente cree que puede servir a Dios y experimentar su salvación y bendiciones y al mismo tiempo participar en las prácticas inmorales y perversas del mundo.

En consecuencia, el Nuevo Testamento nos advierte que no debemos ser codiciosos, inmorales o desear lo que pertenece a otros, ni idólatras ni los adúlteros (Col 3:5; Mt 6:19-24; Ro 7:7; Heb 13:5-6), sino que debemos huir de toda forma de idolatría (1Cor 10:14; 1Jn 5:21).

Dios deja muy claro que los que se dedican a cualquier forma de idolatría no tendrán parte en Su reino (1Cor 6:9-10; Gál 5:20-21; Ap 22:15).

.

Siguenos en Facebook y Youtube

Mas articulos aquí

.

Si quieres conocer otros libros cristianos parecidos a Idolatría según la Biblia puedes visitar la categoría Artículos.

Deja una respuesta

Aceptar Cookies