¿Qué dice la Biblia sobre la encarnación?

la encarnación

Definiciones y resumen

En pocas palabras – La encarnación significa que el Hijo de Dios, que era un Espíritu y nunca tuvo un cuerpo, tomó un cuerpo humano y una vida como la nuestra.

Resumen – Cuando Dios creó por primera vez a la humanidad, les dio una ley que debían obedecer. Si la obedecían, conocerían la bendición eterna. Si la desobedecían, conocerían la muerte eterna. Lamentablemente, nuestros antepasados desobedecieron, rompiendo nuestra relación con Dios.

Pero debido a su gran amor, nuestro creador hizo una manera de reparar nuestra relación con él. El Hijo de Dios tomó para sí nuestra naturaleza humana: Tuvo un cuerpo y un alma como los nuestros y vivió toda una vida humana como nosotros, sólo que en lugar de desobedecer, amaría perfectamente a Dios y al prójimo. Y lo haría sin ninguna ayuda especial de su naturaleza divina. Tendría hambre y estaría cansado como nosotros. Estaría tentado a pecar igual que nosotros. Tendría relaciones que lo bendijeron y lo entristecieron, igual que nosotros. Y, sin embargo, siempre amó a su Padre celestial y a su prójimo, igual que nosotros. Dios nació como hombre, Jesús, para que así una persona como nosotros viviera por fin en obediencia.

Además, también era necesario que Dios Hijo se hiciera humano porque, como uno de nosotros, tenía que soportar nuestro castigo por la desobediencia: la muerte. Necesitaba morir, pero, por supuesto, como Dios, eso era imposible, ya que Dios no puede morir. Alguien, por muy querido que fuera, tendría que morir por nuestra desobediencia, sólo un humano podía hacerlo. Y, como Jesús también era Dios, era el único lo suficientemente fuerte como para soportar la ira que merecíamos.

Como Dios/hombre encarnado, Jesús vivió la vida que deberíamos haber vivido y murió la muerte que merecíamos. Y sigue representándonos, todavía encarnado, como el Dios/Hombre que está en el cielo por nosotros.

Por qué la encarnación es importante para la vida cotidiana

Aunque muchos cristianos no consideran la encarnación, excepto durante la Navidad, cuando se les recuerda al pequeño bebé en el pesebre, es una de las facetas más alentadoras e importantes de nuestra fe. He aquí la razón: Jesús sabe por experiencia lo que es ser tú. Y te ama tanto que estuvo dispuesto a soportar todo el castigo que mereces por todas las formas en las que has fallado en el amor, haciéndolo todo como un humano, igual que tú.

Descubramos ahora esos dos pensamientos. En primer lugar, cuando atravesamos dificultades, cuando nos sentimos abandonados o traicionados, cuando experimentamos dolor, o caemos en ese pecado una vez más, necesitamos saber que no estamos solos, que no hemos sido abandonados por el Señor. Necesitamos saber que Dios no sólo entiende nuestro sufrimiento porque es omnisciente, sino que también lo entiende porque lo ha experimentado. Jesús sabe lo que es ser un niño incomprendido por su familia y amigos. Sabe lo que siente un jefe de familia soltero porque lo fue durante muchos años. Sabe lo que se siente cuando tus amigos te malinterpretan y tus dirigentes te desprecian. Entiende la soledad. Sabe lo que es ser traicionado. También entiende el dolor físico que se soporta por amor. Él entiende lo que es ser tú.

También sabe lo que es ser abandonado por alguien en torno a quien has construido tu vida. Él experimentó eso en la cruz para que tú puedas saber con certeza que nunca serás abandonado.

Tu seguridad hoy no se basa en tu capacidad de hacer todas las cosas bien. No, tu seguridad ante un Dios santo descansa en el hecho de que Jesús el Dios/Hombre vivió perfectamente en tu lugar, murió vergonzosamente en tu lugar, y está vigilando cada faceta de tu vida ahora mismo para que pronto estés unido a él.

Pasajes bíblicos sobre la Encarnación

    Gálatas 4:4: «Pero cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a los que estaban bajo la ley…». Por el poder del Espíritu Santo, Dios Hijo fue concebido y luego alimentado como embrión en el cuerpo de una joven virgen. Nació, creció y vivió igual que nosotros. Lo hizo porque necesitábamos un sustituto que cumpliera perfecta y finalmente toda la ley en nuestro lugar. Su encarnación nos trae la redención de la maldición de la desobediencia que pesa sobre nosotros.

    Hebreos 2:14: «Así pues, puesto que los hijos participan de la carne y de la sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tiene el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberar a todos los que, por miedo a la muerte, estaban sometidos a una esclavitud de por vida.»

Sólo como humano de carne y hueso pudo Jesús destruir el poder de Satanás sobre nosotros al obedecer perfectamente la ley de Dios en nuestro lugar y morir la muerte que pendía sobre todos nosotros a causa de nuestro pecado. El poder de Satanás para acusarnos de pecado e insistir en nuestra condenación, ha sido completamente superado por el perdón de todos nuestros pecados y la imputación del récord de Cristo en lugar del nuestro.

    Hebreos 2:17-18: «Por eso tuvo que hacerse semejante a sus hermanos en todo, para llegar a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel al servicio de Dios, a fin de hacer propiciación por los pecados del pueblo. Porque, al haber sufrido él mismo la tentación, puede ayudar a los que son tentados». Necesitábamos un sumo sacerdote sin pecado, uno que se diferenciara de todos los demás, para que nos representara ante Dios. Lo hizo porque es misericordioso y fiel y ha soportado toda la ira de Dios en nuestro lugar. Él sabe lo que es sufrir bajo la tentación, por lo que sabe cómo ayudarnos cuando lo hacemos.

    Hebreos 4:16: A causa de la encarnación, «Acerquémonos, pues, con confianza al trono de la gracia, para recibir misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.» Debido a la encarnación, nuestro registro de pecado e incredulidad ha sido sobrescrito por el registro perfecto del Dios/Hombre. Jesús ha hecho el camino para que podamos acudir audazmente a nuestro Padre cuando estemos en necesidad y podemos saber que él tendrá misericordia y gracia para nosotros siempre.

    Juan 1:14: «Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos visto su gloria, gloria como del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad». Nunca hubiéramos sabido cómo es el Padre, su gracia y su verdad, si no hubiéramos visto la gloria del Dios/Hombre, Jesucristo.

Preguntas frecuentes sobre la encarnación

P: ¿Qué es la encarnación?

R: Dios el Hijo se hizo hombre, Jesús, y vivió una vida humana perfecta en nuestro lugar.

P: ¿Por qué los cristianos insisten en que el hombre Jesús era también Dios?

R: Porque si no fuera también Dios, no estaría libre de todo pecado ni podría soportar toda la ira del Padre.

P: ¿Qué podría impedir a algunas personas creer en la encarnación?

R: Jesús es el único de su especie, por lo que a la gente le resulta difícil creer que un milagro así haya ocurrido realmente. También les puede resultar difícil creer porque Jesús tuvo una muerte vergonzosa y no pueden imaginar que eso le ocurra a Dios.

P: Si Jesús también era Dios, ¿por qué murió?

R: Murió porque era el único ser humano sin pecado que había vivido. Todas las demás personas que murieron estaban recibiendo un castigo por su propio pecado. Pero Jesús nunca pecó, por lo que pudo ser nuestro justo representante y tomó voluntariamente sobre sí todo el castigo que merecíamos para que pudiéramos salir libres.

.

Síguenos en Facebook Youtube

Mas artículos aquí

.

Compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *