¿Quien escribio la Biblia: Seres humanos o Dios?

La biblia fue escrita Dios lo dijo. Yo lo creo. Asunto resuelto”. Así dice un mantra popular fundamentalista acerca de la Biblia. Pero si Dios escribió la Biblia, ¿por qué dice Pablo en su carta a Filemón: “Yo Pablo lo escribo de mi mano” (Flm. 19)? O bien, al final del Evangelio de Juan, leemos: “Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribo estas cosas” (Jn. 21:24). Entonces, ¿quién escribió la Biblia: los seres humanos o Dios?

Por quien fue escrita la Biblia Teorías de inspiración

Todo el que profesa ser “cristiano” estará de acuerdo en que las Escrituras son inspiradas. No obstante, al adjetivo “inspirado” se unen una gran variedad de significados. ¿Cuáles son algunas de las principales teorías de inspiración?


• La teoría de la intuición. Según este punto de vista, los escritores de la Biblia muestran una intuición natural religiosa que se encuentra también en otros grandes pensadores filosóficos o religiosos, como Confucio o Platón. Obviamente, los que sostienen este punto de vista de inspiración niegan las afirmaciones de verdad absoluta de las Escrituras.


• La teoría de la iluminación. Este punto de vista sostiene que el Espíritu de Dios imprimió de alguna manera objetiva la realidad de su presencia en la conciencia de los escritoresbíblicos, pero no de una manera que es esencialmente diferente de la forma en que el Espíritu se comunica con todala humanidad. Esa influencia del Espíritu fue diferente soloen grado, no en naturaleza.

• La teoría dinámica. Este punto de vista afirma que Dios dio a los autores bíblicos impresiones o conceptos definidos y específicos, pero que permitió a los escritores comunicar esos conceptos en sus propias palabras. Es decir, la redacción exacta de las Escrituras se debe a la elección humana, mientras que el tenor principal del contenido está determinado por Dios.


• La teoría del dictado. Este punto de vista sostiene que Dios dictó las palabras exactas a los autores humanos. Al igual que los taquígrafos de la corte, los autores de las Escrituras no ejercieron la voluntad humana en la composición de sus escritos. A veces los que sostienen la teoría verbal plenaria
(ver más abajo) son acusados sin razón de creer en ese dictado mecánico.

• La teoría verbal plenaria. Este punto de vista (el único bíblico, creo yo) afirma que hay una doble autoría de las Escrituras. Si bien los autores de la Biblia escribieron como seres humanos pensantes y con sentimientos, Dios, de forma misteriosa, supervisó el proceso para que cada palabra escrita fuera también la palabra exacta que Él quería que se escribiera, libre de todo error. Este punto de vista se llama a veces la teoría verbal. La exploraremos con mayor detalle en las siguientes secciones.


Quien hizo la biblia 

La doble autoría de las Escrituras

¿Por quien fue escrita la biblia? Al escribir una carta a los Corintios, Pablo no entró en un estado de éxtasis, dictó a un secretario, y luego, cuando estaba terminada, recogió la composición completa y dijo: “¡Vamos a ver lo que Dios ha escrito!”. No obstante, como apóstol, Pablo esperaba que su enseñanza fuera completamente obedecida y creída; recibida, de hecho, como la misma palabra de Dios (1 Co. 7:40; 14:36-37; 2 Co. 2:17; 4:2; Col. 1:25; 1 Ts. 2:13; 2 Ts. 3:14).

Del mismo modo, el Salmo 95 está claramente escrito por un antiguo israelita que dirige en el culto a otros antiguos israelitas. El salmo comienza diciendo: “Venid, aclamemos alegremente a Jehová; cantemos con júbilo a la Roca de nuestra salvación.

Lleguemos ante su presencia con alabanza; aclamémosle con cánticos” (Sal. 95:1-2). Sin embargo, cientos de años más tarde, el autor de Hebreos podía citar el Salmo 95 con las palabras introductorias: “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo” (He. 3:7).

Esas aparentes inconsistencias en los libros del nuevo testamento (Pablo como autor y su comunicación como la palabra de Dios, un antiguo israelita y el Espíritu Santo como el autor del mismo salmo) de hecho transmiten una profunda verdad acerca de las Escrituras: su doble autoría. Cada palabra en la Biblia es la palabra de un autor humano consciente y al mismo tiempo la palabra exacta que Dios quiere para la revelación de sí mismo.

Variaciones dentro de la doble autoría


Como se desprende de un vistazo somero de la Biblia, Dios se reveló “muchas veces y de muchas maneras” (He. 1:1). Algunos profetas del Antiguo Testamento dieron denuncias orales, a menudo con la repetida frase introductoria: “Así ha dicho Jehová el Señor” (p. ej. Is. 7:7; Ez. 2:4; Am. 1:3; Abd. 1:1; Mi. 2:3; Nah. 1:12; Hag.1:5; Zac. 1:3; Mal. 1:4). En otras partes, los siervos de la revelación de Dios recibieron visiones y profecías, a veces cuando los profetas mismos reconocían su ignorancia de todos los significados de su proclamación (Dn. 12:8-9; cp. 1 P. 1:10-12).

En otros géneros, el papel consciente del autor en la composición o la selección del material se ve más claramente en el texto. Por ejemplo, en el comienzo de su Evangelio, Lucas escribe: Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido (Lc. 1:1-4).


Fíjese en que Lucas no dice: “Yo oré y el Espíritu Santo trajo a mi mente las historias de Jesús que tenía que escribir”. Lucas fue un historiador dedicado a la investigación histórica real. Sin embargo, como un compañero inspirado de los apóstoles, Lucas era también agente revelador de Dios. Del mismo modo, el papel de Pablo en la composición de sus propias cartas se ve sin lugar a dudas en el texto.

Por ejemplo, en Gálatas 4:19-20, Pablo está exasperado con los gálatas por su negación implícita del evangelio que les predicó. Él escribe: “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, quisiera estar con vosotros ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy perplejo en cuanto a vosotros”. Sin lugar a dudas, dependiendo de la situación, los autores fueron más o menos conscientes de relatar la revelación

Algunas implicaciones de la doble autoría


El hecho de que la Biblia se presenta como un libro de doble autoría tiene una serie de implicaciones para la forma en que nos acercamos a ella.

  1. El objetivo claro del autor humano es un buen lugar para empezar a comprender la Biblia, libros canónicos que han sido también evaluados a través del tiempo. Las Escrituras no pueden significar menos de lo que conscientemente tenían en mente los autores humanos. Es cierto que hay ocasiones donde el autor humano confiesa su ignorancia sobre la revelación que estaba recibiendo (p. ej. Dn. 12:8-9), pero esas son excepciones. Los autores humanos, por lo general, parecen
    muy conscientes de estar transmitiendo mensajes oportunos para sus oyentes contemporáneos.
  2. Dios, como Señor de la historia y de la revelación, incluyó patrones o vislumbres de lo que los autores humanos no fueron del todo conscientes. Bajo la mano soberana de Dios, sus intervenciones históricas anteriores eran en sí mismas proféticas, apuntando hacia Cristo. Acerca de las normas del Antiguo Testamento dadas a Israel, el autor de Hebreos dice: “La ley es sólo una sombra de los bienes venideros, y no la presencia misma de estas realidades” (He. 10:1, NVI). Del mismo modo, Pablo indica que la inclusión de los gentiles y judíos en la obra salvadora de Cristo era un “misterio” presente en las Escrituras, pero que no fue revelado plenamente hasta que el Espíritu declaró esa verdad por medio de los profetas y apóstoles del Nuevo Testamento (Ef. 3: 3-6). Debemos buscar las declaraciones explícitas en la revelación posterior para aclarar tal intencionalidad divina. Debemos estar prevenidos contra la búsqueda de detalles simbólicos o proféticos en el Antiguo Testamento cuando ningún autor del Nuevo Testamento ha dado una interpretación autorizada del texto.
  3. A veces se afirma que la Biblia nunca puede pretender decir algo de lo que el autor humano no era consciente mientras escribía. Es posible, sin embargo, afirmar un enfoque hermenéutico sobre la base de la intención del autor, sin afirmar la declaración anterior. Los autores bíblicos eran conscientes de ser usados por Dios para transmitir su palabra, y creían que su revelación era parte de un gran esquema de la historia. Los autores del Antiguo Testamento sabían que estaban en algún lugar a lo largo de los escalones de la revelación, pero pocos, si acaso hubo alguno, sabía lo cerca que estaban de la parte superior de la escalera (es decir, Cristo). A pesar de que no podían conocer todos los eventos futuros, los profetas ciertamente no negaban el control providencial de Dios de la historia, que superaba su reflexión consciente

Quien hizo la biblia: La inspiración y la encarnación


Quien hizo la biblia? A menudo se observa que la doble autoría divina-humana de las Escrituras puede ser comparada con el Señor Jesucristo, que es a la vez plenamente humano y plenamente Dios. Hasta cierto punto, esta comparación puede ser útil. Así como nadie puede explicar con exactitud cómo las naturalezas humana y divina pueden estar completamente presentes en la persona de Jesús, tampoco se puede explicar por completo cómo Dios supervisó la redacción de las Escrituras de manera que cada palabra es divinamente inspirada y, no obstante, es también la palabra elegida por un autor humano.

Para afirmar las naturalezas divina y humana de Cristo y la autoría divina-humana de las Escrituras, no es necesario ser capaz de explicar plenamente el misterio de esas verdades reveladas. Vale la pena citar en detalle la aguda y perspicaz comparación de T. C. Hammond entre la inspiración y la encarnación. La Revelación viviente entró misteriosamente en el mundo sin la intervención de un padre humano. El Espíritu Santo fue el Agente designado para su realización. La revelación escrita llegó a existir mediante un proceso similar sin la ayuda de abstracciones filosóficas humanas.

El Espíritu Santo volvió a ser el Agente para hacerlo realidad. La madre de nuestro Señor siguió siendo una madre humana y sus experiencias a todo lo largo del proceso parecen haber sido las de cualquier otra madre, salvo que ella fue consciente de que su hijo iba a ser el Redentor de Israel tan esperado. Los escritores de los libros bíblicos siguieron siendo autores humanos, y sus experiencias parecen haber sido igualmente naturales, aunque a veces eran conscientes de que Dios le estaba dando al mundo por medio de ellos un mensaje de gran importancia (p. ej., “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado…”, 1 Co. 11:23). María, la madre de nuestro Señor, probablemente trajo al mundo otros hijos por el proceso normal de nacimiento.

Los escritores de los libros bíblicos probablemente escribieron otras cartas puramente personales que no son necesariamente de importancia canónica. Lo que es aún más importante, ningún estudiante debería dejar de comprender el hecho de que la vida personal humana-divina de nuestro Señor es una e indivisible por cualquier medio humano de análisis. No tenemos constancia de ocasiones donde podamos decir que en un caso hubo pensamiento puramente divino, y en otro un pensamiento puramente humano. Las dos naturalezas estaban unidas en una Persona indisoluble.

Desde el pesebre hasta la cruz, el Señor siempre debe ser considerado y descrito desde ese punto de vista. Del mismo modo, aunque el paralelismo no es del todo completo, el estudiante se salvará de pensar de manera errónea, de confusión innecesaria, y de dañar su fe, mediante la observación de que en las Escrituras los elementos divinos y humanos están combinados de tal manera que en pocos casos podemos, con alguna certeza, analizar la información parademostrar elementos puramente humanos.


También hay que destacar que la dimensión divina-humana de la Biblia se refiere a su autoría, no a su naturaleza. Escuchamos la Biblia con reverencia como la Palabra escrita de Dios, pero adoramos a Jesús como el Hijo de Dios encarnado.

biblia
quien escribio la biblia
cuantos libros tiene la biblia
la santa biblia
cuantos libros son del antiguo testamento
biblia historia
la biblia sagrada
estructura de la biblia
palabra de dios biblia
quién escribió el nuevo testamento
que es la biblia para los cristianos
información sobre la biblia

  1. Este resumen de cinco teorías está tomado de la obra Christian Theology, 2a ed., de
    Millard J. Erickson, (Grand Rapids: Baker, 1998), 231-233. Erickson llama a la teoría
    verbal plenaria “teoría verbal”.
  2. T. C. Hammond, In Understanding Be Men: An Introductory Handbook of Christian
    Doctrine, rev. y ed. por David F. Wright, 6a ed. (Leicester: Inter-Varsity Press, 1968),
    34-35. He conservado el uso de mayúscula no estándar del autor.

ptolomeo ii inspirada por dios diez mandamientos timoteo 3 16 vida de jesús libros de la biblia sagradas escrituras inspiración divina siglo iii pueblo de israel

Mas preguntas sobre la biblia puedes ir al Apartado Preguntas y Respuestas Biblicas

Visita nuestro Facebook y Youtube. Síguenos para mas contenido.

.

Compártelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *